Juegos On Top

14 de febrero de 2014

Secciones: , , , , , , ,

Nintendo, Sony y Microsoft: análisis de los problemas actuales de cada compañía

14 de febrero de 2014
Las cifras de NPD del mes de Enero han dejado al descubierto algunos de los problemas a los que se están enfrentando las tres grandes desarrolladoras de hardware del mundo del videojuego. Las cifras tras el periodo navideño han caído de manera preocupante y aunque simplemente puede deberse al hecho de ser una mala época del año para grandes ventas, sí que se están observando varias tendencias negativas para las tres compañías que habrá que seguir de cerca. El mercado del videojuego está en constante cambio, y plataformas como smartphones, tablets o Steam están acelerando la evolución hacia lo digital frente al antiguo concepto de consola en el salón o portátil. Repasamos los problemas a los que se enfrenta cada compañía:

Nintendo: es probalemente la que se encuentre en una situación más delicada. La compañía japonesa amasó una gran fortuna con Nintendo DS y Wii pero en los últimos meses se está viendo lastrada por las pobres ventas de Wii U. Es un hecho que podría no tener tanta importancia si no fuese porque es la única de las tres que vive en mayor medida exclusivamente de este negocio, por lo que es importante que las ventas vayan bien, ya no sólo para vender su propio software sino para asegurarse ingresos por los royalties que pagan las third parties. Wii U de momento está siendo un quebradero de cabeza para la compañía en todos los mercados y sólo ha dado alguna alegría en su lanzamiento y en el pasado periodo navideño, mientras que el resto del año la sequía de juegos le ha afectado muy negativamente. No parece que la tendencia vaya a cambiar a corto plazo, dado que sólo cuenta con Donkey Kong para Febrero -cuyo impacto en el mercado no es tan claro como el de un Mario- y Mario Kart que llegará el próximo 30 de Mayo, dejando a sus usuarios más de tres meses de por medio sin casi nada que jugar.

El otro problema de Nintendo es 3DS. Y muchos dirán, que ya les gustaría a otras tener un "problema" como Nintendo 3DS que ha vendido francamente bien en la mayoría de mercados en 2013. Sin embargo, algo no está funcionando del todo bien con la portátil de Nintendo. Las compañías occidentales le han dado la espalda desde hace mucho tiempo y mientras en Japón es mes tras mes la consola más vendida, no sólo no logra superar a Nintendo DS -lo cual también es difícil- sino que parece haber pasado ya su máximo pico de ventas. 

Hay que recordar que ya se ha lanzado Nintendo 2DS, que pesos pesados como Pokémon y Monster Hunter han sido puestos a la venta recientemente y hay que reconocer que Nintendo ha nutrido de forma muy constante el catálogo de la consola. Sin embargo, pese a haber usado todas esas cartas, la tendencia de las ventas de la consola están siendo a la baja en Japón y ahora en Estados Unidos se ha unido una muy mala cifra en Enero. Sin duda, Nintendo es experta en revertir estas situaciones en el mercado portátil por lo que no sería extraño ver algún nuevo modelo o alguna nueva bomba inesperada por parte de la compañía. 

Sony: el gigante japonés no puede quejarse de momento con la situación de Playstation 4. Agotada en muchas tiendas, vendiendo el doble que su competidora en Estados Unidos en Enero -su territorio más adverso con Playstation 3- y siendo líder en el resto de mercados a unos días de lanzarse en territorio japonés, lo que sin duda hará ampliar aún más esa ventaja. Playstation 3, que ya ha cumplido sobradamente su ciclo, sí ha notado una caída considerable con la llegada de su sucesora pero todavía le quedan cartas por jugar como una bajada de precio, factor que ha influido considerablemente en su batalla perdida contra Xbox 360 en Estados Unidos.

PS Vita es un caso aparte para la compañía. Es probablemente el mayor fracaso reciente del mundo de los videojuegos. Vender 17.000 consolas en un mes en un mercado gigantesco como es Estados Unidos es una clara señal de que la consola no resulta interesante en absoluto. A diferencia de Nintendo 3DS, Sony no ha jugado todas sus cartas aún con su portátil ya que faltan los pesos pesados de las franquicias Playstation en ella. Gran Turismo por ejemplo, aún no ha sido ni siquiera anunciado y otras grandes sagas como Metal Gear, Monster Hunter, Final Fantasy o Kingdom Hearts, que fueron un gran apoyo en PSP sólo han llegado en forma de remakes o ni siquiera han llegado. 

Donde único parece tener cierto futuro es en Japón, donde en una semana está vendiendo lo mismo que en todo un mes en Estados Unidos y parece que las third parties están interesándose cada vez más por ella. Además, allí sus ventas están creciendo respecto al año pasado, a diferencia de lo que sucede con el resto de consolas. En occidente, como decimos, el panorama es muy distinto. Sony ha perdido una oportunidad de oro de llevar Minecraft en un pack con la consola estas navidades y sólo ahora es cuando se ha animado a traer la PS Vita Slim. Puede que ya sea tarde para la portátil, o puede que resurja de sus cenizas. De momento habrá que esperar unos meses para comprobarlo.

Microsoft: probablemente es la que menos deba preocuparse en estos momentos. Las ventas de sus consolas no van nada mal (a excepción de Japón), pero sí que está en estos momentos por detrás de Playstation 4 en todos los mercados -en algunos de ellos ni siquiera ha salido a la venta Xbox One- y sobretodo, ha perdido el liderato en Estados Unidos y Reino Unido, donde Xbox 360 ha ganado toda la generación de forma amplia. La diferencia en Estados Unidos respecto a la consola de Sony ahora mismo es mínima (unas 300-400 mil consolas). Sin embargo, el mes de Enero ha dejado en una situación crítica a la marca Xbox, dado que Playstation 4, incluso con problemas de stock, ha logrado vender el doble de consolas.

Por supuesto, la generación acaba de empezar y Microsoft aún tiene muchas posibilidades por hacer. Para empezar, eliminar la obligación de que la consola lleve Kinect sería la mejor forma de acabar con la gran ventaja de Playstation 4: su bajo precio. Es una maniobra que hasta la fecha la compañía se ha negado a utilizar, pero es lo que usuarios de medio mundo ven más lógico. El fracaso inicial de Wii U ha hecho patente que en esta generación no está siendo importante la inclusión de controles extraños como lo fueron los de Wii, PS Move o el propio Kinect en 360. La mayor parte del público que encumbró esos dispositivos están ahora en tablets y smartphones que son la tendencia creciente en los últimos años. 

Microsoft también tiene una baza importante: Titanfall. La exclusividad del juego de EA podría hacer recuperar el terreno perdido de la compañía sobretodo en Estados Unidos y Reino Unido. Todo dependerá de si la beta, que se estrena hoy, comienza con buen pie y empieza a crearse un ambiente de "hype" importante en torno a este juego. También puede suceder lo contrario, que muchos se vean decepcionados. El precio en cualquier caso sigue siendo un impedimento importante, dado que una copia del juego, más la consola y una suscripción a Xbox Live -ya que recordamos que es un juego exclusivamente multijugador- suman mucho más de 600 €, cifra que no todo el mundo va a estar dispuesto a pagar. De momento la compañía está muy tranquila, pero es muy probable que pronto comience a actuar de forma más agresiva si quiere frenar la tendencia actual que está llevando a Playstation 4 a ser líder de la generación.

0 comentarios:

Publicar un comentario