Juegos On Top

10 de febrero de 2015

Secciones: , ,

Super Smash Bros: ¿fue una buena decisión convertirlo en multiplataforma?

10 de febrero de 2015


Valoramos los pros y contras de la decisión de Nintendo.

Una de las decisiones más llamativas de lo que llevamos de generación fue la de convertir Super Smash Bros. en una saga multiplataforma. Nintendo había mantenido hasta la fecha su popular juego de lucha exclusivamente en las consolas de sobremesa, por lo que muchos usuarios temieron que la llegada de la saga al sector portátil pudiera afectar a Wii U, que en ese entonces no podía presumir de un extenso catálogo exclusivo.

Al final, ambas versiones salieron a la venta con sus propias características técnicas y jugables con unos meses de diferencia lo que permitió que cada versión tuviera su momento de protagonismo. Según los últimos datos aportados por la compañía, la versión de Nintendo 3DS ha vendido 6,19 millones de copias mientras que la de Wii U se ha quedado en unos 3,39. En conjunto, la nueva entrega se acerca ya a los 10 millones.

Con estos datos en la mano, ahora que han pasado unos meses desde el lanzamiento de las dos versiones, hemos querido plantearnos en JuegosOnTop si más allá de las positivas cifras en sí se ha tratado de una buena o mala decisión. ¿Cuáles han sido los efectos positivos y negativos de que la saga Smash haya pasado a ser multiplataforma?


Pros:
Ha servido para mantener las ventas de la saga: aunque Super Smash Bros. Brawl para Wii continúa siendo el título más vendido de la saga, lo cierto es que hubiese sido muy difícil para Wii U, con una base de usuarios bastante menor que su predecesora, igualar las ventas de la anterior entrega.

Es por ello, que el efecto multiplataforma se ha notado en las ventas y ya ha conseguido convertirse en el segundo Smash más vendido de la serie gracias a las ventas combinadas de 3DS y Wii U.

Desde el punto de vista comercial la versión portátil ha sido una jugada maestra que ha funcionado a la perfección en Japón, donde las consolas de sobremesa viven un momento bastante delicado. Gracias ello, las ventas de esta entrega ya igualan a la de Wii en ese mercado y continúan creciendo.

No ha disminuído la calidad: ambas versiones han sido en líneas generales bien recibidas por la prensa especializada. Según Metacritic, la versión de Wii U ha logrado una media de 92, convirtiéndose en uno de los juegos mejor valorados de 2014.

La versión de Nintendo 3DS ha tenido puntuaciones algo más irregulares (ver imagen bajo estas líneas), quedándose su media en torno al 85, una cifra que tampoco está nada mal. En conjunto, ambas versiones continúan en la buena línea en la que se ha mantenido habitualmente la saga.

Servirá para vender más amiibos: de cara al nuevo negocio de figuras de Nintendo, resulta mucho más atractivo comercialmente hablando que el juego se encuentre en dos consolas para así lograr vender muchos más amiibo.

La versión para Nintendo 3DS ha tardado algo más en tener esta funcionalidad, pero desde luego la espera servirá para que vuelva a revivirse un impulso importante del sector juguetero de la compañía.

Contras:
Las ventas de la versión Wii U se han resentido: aunque en conjunto entre ambas versiones las ventas hayan sido buenas, sin duda la versión de la consola de sobremesa ha sido la que ha salido más perjudicada. La versión de Nintendo 3DS se ha vendido mejor en todos los mercados, haciendo que la de Wii U quede bastante por debajo del resto de entregas de la saga en consolas domésticas.

Ha dejado a Wii U sin un exclusivo importante: la consola de Nintendo no está pasando por su mejor momento comercial, por lo que quedarse sin un exclusivo de la categoría de Smash ha sido un duro golpe. Probablemente muchos usuarios se han decidido por la versión de 3DS pese a sus evidentes diferencias técnicas.

Podría haber explotado más las opciones cross-play: en los últimos años se está rumoreando que Nintendo podría utilizar un mismo sistema operativo para su próxima portátil y consola de sobremesa y que podrían incluso compartir juegos, por lo que este Super Smash Bros. podría haber servido de experimento previo e incluir opciones más interesantes que nos permitieran tener más alicientes si tenemos ambas versiones.



Conclusión: pese a que puede haber afectado negativamente a las ventas de la versión de Wii U y a la consola en sí, lo cierto es que Nintendo no puede quejarse en líneas generales. La jugada le ha salido redonda al ampliar el público potencial de la saga hacia el sector portátil, lo que ha salvado a esta entrega de quedarse limitada a una consolaa de sobremesa que no termina de despegar. 

A su vez,  la compañía no ha dejado a Wii U sin su ración de Smash, dando a sus usuarios un título aclamado por la prensa y que a decir verdad, tampoco ha vendido nada mal si se tiene en cuenta la base de consolas instalada.

0 comentarios:

Publicar un comentario