Juegos On Top

2 de octubre de 2014

Secciones: , , , , , , , , , ,

Artículo | Las mayores "traiciones" del mundo del videojuego

2 de octubre de 2014

No son pocas las noticias que han revolucionado el mundo del videojuego a lo largo de su historia: pérdida de exclusividades importantes, malas relaciones entre compañías que antes eran compañeras, conversiones de first parties a third parties, etc.

Hoy nos centramos en nuestro artículo en recopilar aquellas decisiones por parte de determinadas compañías que han cambiado el rumbo de sagas e incluso de consolas y que han tenido gran trascendencia mediática. En concreto, nos enfocamos en las grandes "traiciones" de la historia del mundo del videojuego. No dejan de ser decisiones comerciales acertadas o no que han generado tanto efectos positivos como negativos a sus protagonistas.

En general, estas traiciones se centran en la pérdida de exclusividades de sagas importantes para una determinada consola o la falta de apoyo a la misma. La mayoría de ellas provienen de compañías japonesas, más dadas a enfocarse a un determinado sistema o público, a diferencia de las third parties occidentales que suelen tener mayor vocación multiplataforma. Comenzamos nuestro repaso:

Nintendo, Sony y el CD de Super Nintendo: A finales de los 80 la situación del mercado del videojuego era muy diferente al actual. Sony no se había introducido aún en este sector pero era un referente en cuanto a tecnología. Por ello, no es de extrañar que Nintendo apostara por ella para desarrollar -al más puro estilo de Sega y sus experimentos con MegaDrive- un sistema que permitiría a Super Nintendo reproducir CDs, el denominado SNES-CD o Super Nintendo CD.

Aunque no está muy claro quién "traicionó" a quién, parece que Nintendo acabó arrepintiéndose del acuerdo unos años después. La compañía ya lideraba el mercado con Super Nintendo y el CD parecía un formato fácilmente pirateable por lo que el proyecto quedó cancelado. El resto de la historia ya lo conocéis: Sony continuaría el proyecto hasta lanzar en 1994 en solitario su Playstation y arrasar el mercado.

Final Fantasy se va a Playstation: en relación con el párrafo anterior una de las grandes traiciones que se recuerda fue la de Squaresoft a Nintendo. La compañía había logrado escapar de la bancarrota con su Final Fantasy en NES y desde entonces había sido fiel a Nintendo hasta la sexta entrega de su popular saga. También había lanzado un catálogo de JRPGs envidiable entre los que se encontraban títulos como Chrono Trigger y Secret of Mana.

Sin embargo, la negativa de Nintendo de apostar por el CD en Nintendo 64 (que tuvo una tech demo basada en Final Fantasy), hizo que no sólo Squaresoft, sino prácticamente toda la industria en conjunto decidiera pasar de largo de esta consola. El caso de Square resultó especialmente significativo dado que el primer Final Fantasy que llegó en condiciones a occidente y también el primero en ser un éxito sin precedentes fue precisamente el VII, justo la entrega con la que abandonaría las consolas de Nintendo. Enix, otra de las grandes compañías de JRPG del momento también se fue a Playstation con su saga Dragon Quest, pero en este caso tuvo menor repercusión en occidente al no llegarnos ninguna de sus entregas hasta la octava en PS2.

Con el tiempo, Final Fantasy, bastante asentada ya como saga Playstation (aunque ha tenido varias entregas en PC), acabaría también siendo lanzada en las consolas Xbox. Ninguna entrega numerada ha vuelto a ser anunciada para Nintendo desde SNES.


Electronic Arts da la espalda a Sega: Electronic Arts llegó a convertirse en la etapa de MegaDrive en una de las desarrolladoras más implicadas en la consola de Sega. En ella pudieron vivirse los primeros éxitos de sagas tan consolidadas hoy en día como Madden o FIFA y llegó a dar soporte a la consola hasta 1997. También apoyó inicialmente a Sega Saturn, que en unos pocos años acabaría convirtiéndose en un sonado fracaso comercial, al menos en Europa y Norteamérica.

Con la llegada de Dreamcast, Electronic Arts ya había cambiado totalmente el chip y se encontraba completamente centrada en Playstation. La ausencia de los grandes juegos deportivos de la compañía han sido nombrados como una de las razones por las que que finalmente Sega se vería forzada a cesar la producción de Dreamcast. Pese a ello, la compañía japonesa no se rindió fácilmente. Ante la falta de apoyo de la norteamericana, creó en su momento al estudio que dio origien a NBA 2K, ahora propiedad de Take 2.

Microsoft se queda con Rare: probablemente este se trate de uno de los golpes más duros que se han visto en el mundo del videojuego. Lo cierto es que Nintendo no atravesaba su mejor momento y en ese entonces decidió o no tuvo más remedio que liberarse de uno de sus second party estrella de las generaciones de Super Nintendo y Nintendo 64 suponemos que ante la imposibilidad de igualar una oferta como la que puso sobre la mesa Microsoft.

Microsoft sabía perfectamente que Nintendo había dependido bastante de Rare al menos en lo que se refiere a la rama menos familiar o más "mature" de la compañía. El estudio había firmado algunos de los títulos estrellas de Nintendo 64 con Goldeneye y Perfect Dark a la cabeza, pero al mismo tiempo también estaba especializado en juegos para todos los públicos como Donkey Kong o Banjo, algo de lo que cojeaba una primeriza Microsoft en cuanto al mundo de las consolas.

Conscientemente o no, Nintendo dejó ir al estudio en un momento de la generación en el que entre transiciones y reestructuraciones varias no dio tiempo a ver nada relevante en Xbox y prácticamente todos los proyectos importantes acabaron en Xbox 360. De hecho incluso llegaríamos a ver algún que otro juego en Nintendo DS haciendo la transición un poco menos dolorosa. Finalmente el estudio acabaría centrándose en Kinect mientras sus sagas parece que van volviendo poco a poco a la actualidad, pero desde luego bastante alejadas de lo que llegaron a ser en su momento.

Capcom: Resident Evil en Nintendo, Resident Evil 4 en Playstation 2: si hay una compañía que no ha parado de crear revuelo con sus decisiones comerciales en los últimos 15 años esa es sin duda Capcom. Sus juegos suelen ser bastante deseados por las first parties y la japonesa ha sabido aprovecharlo en varias ocasiones, especialmente con Resident Evil. El survival horror siempre ha sido multiplataforma, pero se había asociado fuertemente a Playstation en sus inicios. Por ello, resultó bastante sorprendente cuando se anunció el paso de toda la saga a Gamecube. También nos acordamos de los Capcom Five (Dead Phoenix, Viewtiful Joe, Project N.03, Killer 7 y Resident Evil 4), cinco grandes juegos que la compañía estaba desarrollando para la 128 bits de Nintendo.

Aunque la compañía cumplió lanzando los juegos (excepto Dead Phoenix), no hizo lo mismo con la exclusividad de estos. El caso más llamativo fue sin duda el de Resident Evil 4, probablemente el juego third party más representativo de la consola de Nintendo durante toda la generación, presentado continuamente como su gran exclusiva... hasta que Capcom decidió poco antes de su lanzamiento anunciar una versión que saldría posteriormente para Playstation 2. De este modo Capcom arruinó el que sin duda debía haber sido el momento estelar de Gamecube. A partir de entonces la saga no ha vuelto a estar tan ligada a las consolas Nintendo, a excepción de Revelations en Nintendo 3DS.

Capcom: Monster Hunter se va a Nintendo: seguimos con Capcom, porque pese a la traición de Resident Evil, la compañía no tardaría mucho en devolvérsela a Sony. En la generación de Nintendo DS y PSP, si hubo una saga que hizo que la portátil de Sony tuviera alguna oportunidad en esa competición fue sin duda Monster Hunter.

Hasta tres entregas y varias expansiones llegó a recibir PSP entrando rápidamente entre los juegos más vendidos de la compañía. Cuando se anunció Monster Hunter Tri para Wii, parecía justo poder ver la saga en otras consolas, pero lo que nadie se esperaba era que finalmente la serie acabaría abandonando las consolas de Sony para confirmarse como exclusiva de Nintendo 3DS con Monster Hunter 4. PS Vita aún siendo la segunda consola más vendida en estos momentos en Japón, todavía no ha logrado recuperarse de semejante golpe y parece muy alejada de los números de su predecesora.


Capcom: Resident Evil en cualquier plataforma menos en las de Nintendo: y no podemos parar de mencionar a Capcom en este artículo, porque en los últimos años ha vuelto a cambiar de bando con la saga Resident Evil. La quinta y sexta entrega no fueron ni tan siquiera consideradas como posible port para Wii, aunque esto también podría considerarse error de Nintendo al apostar por un hardware desfasado respecto a la competencia.

Pero el caso es que, una vez pasada la generación Wii y con los lanzamientos cross-gen más popularizados hoy en día, la compañía no va a lanzar en Wii U ni en 3DS el remake HD del primer Resident Evil, que recordemos fue otra de las grandes bazas de Gamecube, ni Revelations 2, que es una subsaga iniciada en 3DS.

Square-Enix: Dragon Quest IX en Nintendo DS: si antes ya indicábamos que Enix había traicionado a Nintendo llevando sus sagas a la primera Playstation, el tiempo acabaría devolviéndo Dragon Quest a Nintendo DS. La novena entrega llevó por primera vez la saga numerada a una consola portátil, algo que  desde el punto de vista comercial fue todo un acierto (grandes ventas, menores costes) pero que nos hizo olvidar las posibilidades de ver durante muchos años un juego de esta serie al nivel de lo que fue Dragon Quest VIII en Playstation 2.


Ubisoft rompe la exclusividad de Rayman Legends: resulta difícil confiar en que un título de Rayman vaya a ser exclusivo de una consola, especialmente con Ubisoft detrás, que se ha convertido en una de las mayores third parties del mundo gracias a sus juegos multiplataforma. Sin embargo, en sus inicios, Rayman Legends se había anunciado como título exclusivo de Wii U, acompañando a la nueva consola en sus inicios.

Al final no sólo no se cumplió ese hecho, sino que Ubisoft decidió retrasar intencionadamente la versión de Wii U, que estaba ya en su fase final de desarrollo para hacerla coincidir con el lanzamiento del juego en todas las consolas de la competencia. El resultado acabo siendo negativo para todas las partes: Nintendo no contó con nada interesante en los primeros meses de su consola por la inesperada ausencia de este juego y Ubisoft tampoco logró ventas espectaculares en el resto de sistemas.

Electronic Arts da la espalda a Nintendo: al igual que le sucediera en el pasado a Sega, Nintendo está en estos momentos viviendo su propio mal momento con Electronic Arts. Los juegos de acción y deportivos de la compañía norteamericana nunca han terminado de encajar al 100% con el perfil de jugador de las consolas Nintendo. Ante las bajas ventas de sus juegos en Wii U, EA no dudó en fulminar todo apoyo a la consola de sobremesa de la compañía japonesa, favoreciendo sus crecientes ramas de desarrollos para móviles, tablets y navegadores. Su situación respecto a Nintendo 3DS tampoco resulta nada esperanzadora.

Tomb Raider primero en Xbox: la "traición" más reciente en la industria ha sido la de Tomb Raider. Lara Croft ha sido desde sus inicios un icono de las consolas Playstation, vendiendo prácticamente todas sus entregas siempre mejor en ellas. Por ello, no es de extrañar que Microsoft haya apostado por tentar a Square-Enix a hacer exclusivo temporal de sus consolas el próximo Rise of the Tomb Raider, y esta, con tal de evitar a Uncharted 4, haya aceptado.


Y con Tomb Raider, terminamos este artículo, dejándonos probablemente más de alguna situación interesante como puede ser la reciente compra de Mojang por parte de Microsoft, pero que de momento no está afectando a la competencia. ¿Se os ocurren más casos como los que hemos visto? ¡Déjanos tu comentario!.

1 comentarios:

  1. Parece ser que Nintendo lleva un alarmante historial de traiciones, quizás por su miedo a la innovación, por esos gráficos demasiado infantilizados y que para nada pueden competir con los de las demás plataformas y por el peculiar comienzo tanto de Wii U como de 3DS (aunque esta última es un poco más salvable).

    ResponderEliminar