Opinión | ¿Quién podría comprar Capcom?

Artículo Opinión | Hace unas semanas conocíamos que Capcom, una de las grandes third parties japonesas, se abría por primera vez a la posibilidad de ser comprada por una compañía externa. Al parecer, al igual que otras muchas empresas del sector, Capcom arrastra importantes problemas financieros pese a ser una de las compañías niponas que mejor se ha sabido defender en los últimos años con títulos como Resident Evil 6, Street Fighter VS Tekken o Dead Rising 3.

La idea de que una compañía de este calibre se ponga a la venta nos hace elucubrar sobre compras y fusiones por parte de otras grandes empresas del sector y los resultados que podrían salir de ellas. Por supuesto, ninguna de ellas tendría por qué tener lugar finalmente. 

Por ello, simplemente elucubramos y repasamos hoy en nuestro artículo la relación de Capcom con el resto del sector y cuáles podrían ser algunas de las posibles compradoras.

Capcom y Nintendo: Nintendo comparte con Capcom algo más que su origen japonés. Son dos de las compañías más longevas del sector y aunque han tenido sus malos y buenos momentos, la relación siempre ha sido buena. A lo largo de las décadas han sido múltiples los lazos que las han unido: el desarrollo de los Zelda de Game Boy y GBA, el éxito de Street Fighter II en Super Nintendo, los famosos 5 exclusivos de Capcom para Gamecube o más recientemente la codiciada exclusividad de Monster Hunter 4 en  Nintendo 3DS. Incluso en uno de los peores momentos de Nintendo, cuando casi toda la industria le dio la espalda con Nintendo 64, Capcom estuvo ahí en cierta medida con su Resident Evil 2.
Es por ello que una posible compra por parte de Nintendo no sería de extrañar y lo cierto es que complementaría a la perfección su oferta de juegos, dado que Nintendo ha pecado en los últimos años de una escasa variedad fuera de sus habituales sagas de plataformas y juegos familiares. Quizá un motivo en contra de esta posibilidad sería que Nintendo no está pasando su mejor momento con Wii U, pero está claro que aún podría disponer de cantidades ingentes de ahorros de la época de Nintendo DS y Wii.


Capcom y Sony: la relación con la otra gran creadora de  hardware japonesa no ha sido nunca tan mediática como ha podido ser la de Nintendo. Capcom se ha caracterizado por un apoyo incondicional a las plataformas Sony, pero ese apoyo se ha repartido bastante en la última generación y no ha habido exclusivas excesivamente llamativas, a excepción quizá del futuro Deep Down para Playstation 4.

 La compra ayudaría a Sony en lo que está siendo uno de sus peores mercados en los últimos años: Japón. Significaría tener en exclusiva la saga Monster Hunter y ello podría conllevar la resurrección inmediata de PS Vita, al menos en dicho mercado. Sin embargo, dada la situación financiera que ha expuesto la compañía en los últimos meses, esta posiblidad parece un tanto arriesgada.

Capcom y Microsoft: desde la llegada de Xbox 360, Microsoft y Capcom han estrechado sus lazos gracias a la saga Dead Rising, que siempre ha mostrado tendencia a ser más exclusiva de las consolas Xbox aunque haya tenido presencia en PS3 y Wii. Más allá de este detalle, a Microsoft podría venirle de perlas el surtido de IPs japonesas de las que dispone Capcom para dar una mayor variedad al catálogo de sus consolas, que suele estar excesivamente cargado de shooters de acción y otros juegos de caracter occidental. Por dinero está claro que podría ser posible y podría suponer un empuje importante para la marca Xbox en Japón, aunque si esto no sucediese, Capcom y sus sagas podrían acabar sufriendo la misma suerte que Rare.


Capcom y otras third parties japonesas: Sega Sammy y Namco-Bandai son probablemente las compañías que más podrían estar interesadas en comprar Capcom. Tienen un perfil muy similar, las tres con un fuerte origen en el mundo arcade, y ya han colaborado en el pasado. La opción más posible de entre estas dos sería Namco-Bandai, dado que Sega Sammy ha adquirido ya recientemente a Atlus.

Konami y Square-Enix son otras dos grandes que en estos momentos atraviesan cierta crisis creativa, aunque probablemente sólo la segunda podría permitírselo.

Capcom y otras third parties occidentales: Electronic Arts, Activision, Ubisoft y Take 2 son las cuatro grandes compañías del sector en estos momentos en los mercados occidentales. Cualquiera de ellas probablemente podría adquirir Capcom, pero lo cierto es que entre la gran fractura que se ha generado en la última generación entre Japón y el resto de la industria y lo mermada que parecen estar la venta de consolas allí, no parece un panorama muy esperanzador de cara a despertar el interés de alguna de estas multinacionales.

De momento sólo podemos imaginar qué pasaría con estas posibilidades, aunque seguramente nos hemos dejado alguna por el camino. Lo que está claro, es que esperemos que pase lo que pase finalmente con Capcom, ésta sepa mantener su identidad y sus populares sagas. Como siempre podéis dejar vuestros comentarios en nuestro blog.


Comentarios

Trastero Gameplays